SECCIONES. ECOLOGICA.

 

 


 

 

 

 

 

 

ADIOS NEGRO VERANO, ADIOS.

 

Me dispongo a escribir este pequeño comentario, justo el día que termina el verano y da comienzo la estación del otoño, por cierto, mi estación favorita, por sus días de lluvia, la paleta de colores en los bosques, el dulce sonar de pisar de hojas, el acariciador susurro de los ríos ya con algo más de agua, la berrea del ciervo, la recogida de frutos como la castaña, la vuelta ya a la normalidad, aunque andan las cosas convulsas y difíciles para todos.

 

 

Otoño

 

Pero ¿Qué hemos hecho este verano?...

 

Nos decimos a nosotros mismos, veranear, descansar, viajar a países lejanos, conocer nuevas culturas, eso decimos, simplemente hemos sacado fotos, o lo hemos contado en las redes sociales, pero realmente no somos conscientes de los litros y litros de combustible que hacen falta gastar y echar a la atmósfera para mover a millones de ciudadanos en busca de una felicidad efímera, cara y poco duradera, manchando nuestro aire de gases nocivos para la supervivencia del planeta.

 

La felicidad no está en otras partes, está en uno mismo, el descanso está dentro de tu misma casa y de tu relax interior, os lo digo porque he vivido la esquizofrenia del viajar, veranear y este año he estado en casa la mar de feliz, porque estoy feliz dentro de mi, equilibrada con mi yo y mi entorno.

 

Hemos llenado las playas a tope, y lo entiendo, hay muchas familias que viven de esa economía y es su manera de vivir. Nos esperan con ansia, tratan de servirnos lo mejor posible, el Ayuntamiento recauda dinero para el bienestar de los ciudadanos, tomamos el sol, nos bañamos en el mar, disfrutamos con nuestros pequeños.

 

Mar es sinónimo de VACACIONES POR EXCELENCIA, pero nos preguntamos y nos planteamos...

 

 

Incendio

 

¿la cantidad de residuos que van a parar al mar?, ¿que estamos convirtiendo nuestros mares en cloacas?.

 

El Mar nos entrega toda su belleza, su paz, su frescor y nosotros le devolvemos MIERDA ¿esto puede seguir siendo sostenible?.

 

Y que decir de nuestros queridos montes? Ha sido terrible contemplar, desde la impotencia y la desesperación, la cantidad de incendios devastadores que ha habido este verano en España, La Gomera, Cortes de Pallás, Alt Empordá, Sierra de Gata, Alto Tajo, en poco tiempo un total de 130.300 Hectáreas.

 

Como una hectárea son 10.000 metros cuadrados, somos incapaces de valorar y comprender la cantidad de espacio verde desaparecido, sin contar el esfuerzo de bomberos y brigadistas, las vidas humanas que se pierden, las vidas y bienes de personas que se ven afectadas. Vaya para todos ellos mi respeto y comprensión y apoyo.

 

 

Incendio

 

Pero ¿Cuántos litros de agua se gastan?, con la falta de agua que hay en este país. Y la cantidad de animales que mueren, insectos, pájaros, mamíferos, ¿quien guarda un minuto de silencio por ellos? ¿Importa a alguien que desaparezca la vida del bosque?, está claro que no, no se limpian, no se cuidan, hay demasiado snob que le hace ilusión ver en la Televisión que todo ese caos lo ha creado él y lo que disfruta. No son pirómanos todos, son gente aburrida y pasada de todo que tiene ansia de notoriedad.

 

En tiempos de crisis, cuando están faltando cosas vitales para vivir cada día, es una utopía que nuestros políticos y autoridades conserven y cuiden nuestros montes, pero si no lo hacemos es una infección grave que va matando lentamente a nuestra querida tierra y cuando ella decida morir, todos moriremos con ella.

 

 

Incendio

 

Es nuestro hogar y éstos los adecentamos, renovamos, modernizamos para vivir mejor. Nuestra Madre Tierra es nuestro hogar común y sí no la ayudamos a sobrevivir morirá en un derrumbamiento global y otra civilización habrá de venir que lo haga mejor.

 

Deseo un otoño de lluvias suaves, un reverdecer en tanto bosque negro y un renacer de nuestras conciencias, que se caigan las hojas del abuso y renazcan poco a poco las de la sostenibilidad.

 

FELIZ OTOÑO.

 

 


 

 

VACACIONES SUCIAS

 

Se acercan los días deseados y esperados de las vacaciones.

 

Las planificamos, las soñamos, hemos ahorrado y lo preparamos todo para convertirlas en el momento más deseado del año.

 

¿Pero en que nos convertimos cuando salimos de casa?.

 

En la peor de las pesadillas para nuestro entorno y allí donde ponemos los pies.

 

Planificamos con la familia un día subir al monte, alejarnos de la ciudad, llena de tráfico, humos ruidos y salimos de la vulgar monotonía.

 

Allí arriba, en el monte está esperándonos el dulce trinar de los pájaros, el verdor, la sombra de nuestros amados árboles, el murmullo de un arroyo cristalino que baja danzarín desde lo alto de la montaña, todo es perfecto.

 

 

Playa abarrotada

 

Llegamos nosotros, con nuestros coches, nuestros gritos, sin contemplar por un momento toda la belleza que nos rodea, comemos, nos atiborramos, el monte nos da hambre, y que hace mucha gente dejar el espacio aquello lleno de desperdicios, latas, rajas de sandía ( para los pájaros decimos), bolsas, porquería. Allí donde vayamos siempre habrá un plástico, un tapón, una lata.

 

También es cierto que a veces las autoridades no ponen suficientes contenedores, y que decir tiene la cantidad inmensa de colillas por los suelos-Me pregunto, si en las casa el cubo de la basura es el suelo del salón.

 

 

Monte sucio

 

Miremos ahora las vacaciones en la playa, hemos abarrotado todo nuestro litoral de inmensas edificaciones, y allí estamos todos apelotonados, chillidos, gente jugando a las palas, chiringuitos con un nivel de decibelios ensordecedor, ni un espacio para la tranquilidad, cuerpos abrasados por el sol, con el peligro que eso conlleva, colectores que echan todos sus residuos al mar, aguas llenas de medusas, playas llenas de plásticos, grasa, me pregunto sí estas son maneras de descansar y disfrutar.

 

 

Pajaro

 

Por supuesto dejamos muchas veces la playa imposible de suciedad, ya vendrá el tractor y lo limpiará. Vacaciones falsas, pero a que precio.

 

Vi en internet un video de una isla a 2500 Kms de la civilización más cercana y las aves morían porque tenían llenos sus estómagos de tapones de plástico y porquería.

 

 

Pajaro muerto

 

No solo convertimos los veraneantes las playas en lugares sucios, también la gente del mar ensucia tirando sus residuos, los petroleros y cargueros su gasoil.

 

Nuestras playas y litorales están en la UVI sí no les damos cuidados intensivos morirán y la madre tierra se rebelara algún día arrasando con todo.

 

Vacaciones abarrotadas de gentío….en la playa igual que en la ciudad todos apretujados y en olor de multitudes ¡PERO SEAMOS LIMPIOS Y CUIDADOSOS CON EL ENTORNO! Campos de golf….situados en muchas ocasiones, en lugares secos con un gasto de agua excesiva, aunque nos hagan creer lo contario, lugares agradables a la vista….pero con un gran problema …hay demasiados animales que se tragan las bolas de golf con lo que eso conlleva para su salud. No costaría ningún trabajo recogerlas.

 

 

Tendedero

 

Hoteles…..Seamos cuidadosos con las toallas y las sábanas, su cambio diario exige gastar una excesiva cantidad de agua de la que no disponemos, pidamos en recepción que no las cambien todos los días, el que paguemos, no nos da derecho a que se derroche el agua,¿ que sentido tiene lavar y lavar ropa absolutamente limpia?.

 

Hagamos de nuestras vacaciones un momento limpio…..un lugar para la paz….y un sentir en armonía con nuestro entorno.