SECCIONES. EL MUNDO CÉLTICO. LA LENGUA2.

 

 


 

 

 

 

 

 

EL CORNICO

 

 

El córnico o cornuallés es una lengua celta britónica, lengua celta-P, hablada en el condado británico de Cornualles (en inglés, Cornwall; en córnico, Kernow).

 

El córnico hace su aparición hacia el 600 d. C. como resultado del desarrollo independiente del dialecto sudoccidental britónico tardío. Tradicionalmente se divide la historia del cornuallés en cuatro fases:

 

  • Córnico primitivo: oscilaría entre el 600 y el 800 d. C. y de esta etapa no hay registros escritos.
  • Córnico antiguo: desde el 800 al 1200, etapa de donde procede el Vocabularium Cornicum.
  • Córnico medio: desde el 1200 al 1575; de la segunda mitad de este período proviene la mayoría de la literatura tradicional cornuallesa.
  • Córnico tardío: desde el 1575 al 1800, a veces también referido como córnico moderno, por analogía con el inglés moderno, francés moderno, etc.

 

 

Desapareció como idioma de uso habitual en el siglo XVIII, sustituido progresivamente por la lengua inglesa y es habitual creer que prácticamente se extinguió cerca del año 1800. Se suele decir que Dolly Pentreath (muerta en 1777) fue su última hablante nativa monolingüe, aunque se sostiene asimismo que hubo hablantes nativos posteriores. A pesar de sus supuestas últimas palabras Me ne vidn cewsel sawznek! (¡No quiero hablar inglés!), Dolly hablaba algo de inglés además de córnico, de forma que se supone que el último hablante monolingüe pudo ser Chesten Marchant muerto en 1676.

 

A pesar de ello, actualmente existe constancia de que durante el siglo XIX había aún hablantes de la lengua. Entre los casos documentados, Matthias Wallis de St Buryan certificó en 1859 que su abuela, Ann Wallis, fallecida en 1844, hablaba córnico, afirmando también que otra persona, Jane Barnicoate, fallecida c. 1857, era también hablante de la lengua. En 1875 había al menos seis hablantes de córnico. El granjero John Davey, fallecido en 1891 en Boswednack, Zennor, puede haber sido la última persona con conocimientos tradicionales de córnico antes de la resurrección de la lengua a principios del siglo XX. Es posible que algunos elementos del lenguaje sobrevivieran más allá del uso de la lengua completa. Actualmente existen evidencias que durante el siglo XIX y principios del XX el córnico sobrevivió como lengua de ámbito doméstico en el seno de algunas familias.

 

En el gráfico siguiente se observa la evolución del Cornico a través de los años:

 

 

 

Céltico

 

 

A pesar de haber desaparecido como lengua común a partir del siglo XVIII, desde el primer cuarto del siglo XX hay intentos de recuperación, lo cual se ha conseguido notablemente. El comienzo del resurgimiento data de 1904, cuando Henry Jenner publicó su Handbook of the Cornish Language; durante los siguientes sesenta años, se recuperó el lenguaje escrito y, en un ámbito muy reducido, la lengua hablada, debido sobre todo a la falta de comunicación y a la dificultad de los hablantes para reunirse. Sin embargo, la mejora de los medios de comunicación y de transporte a lo largo del siglo XX hicieron más fácil la comunicación entre los hablantes: hay casos de padres que empezaron a hablar a sus hijos en córnico, lo cual ha creado nuevos hablantes nativos, tras más de un siglo de silencio público.

 

En 1933, se ofició la primera misa en córnico; durante los siguientes cuarenta años, hubo una media de tres al año. Además, en 1997, el obispo de Truro aprendió el idioma y pasó a formar parte del comité para coordinar la traducción de la Biblia.

 

Hoy en día, hay diversas asociaciones de protección de la lengua, entre las que destaca la Kesva an Taves Kernewek. También se estudia en algunas escuelas como asignatura optativa; del mismo modo, hay un programa de radio semanal bilingüe de quince minutos en Radio Cornwall.

 

 

Céltico

 

  • Texto en Cornico.

 

Pese al número creciente de personas que lo conocen y usan, ello no quiere decir que la lengua haya alcanzado un nivel de normalidad, con poblaciones cuyos habitantes hablan córnico la mayor parte del tiempo; la mayoría de los hablantes lo han aprendido en la escuela, lo cual es una traba para el conocimiento y la fluidez normal de la lengua. El interés por conservarla se demuestra principalmente mediante clases, juegos, canciones, paseos, servicios religiosos y bailes tradicionales.

 

Un estudio realizado por Kenneth MacKinnon en 2000 estimaba en 300 el número de hablantes.9 10 En 2006, se estimó que la población que lo domina con fluidez es de aproximadamente 500 personas, si bien unos 3.500 poseen ciertos conocimientos, o lo entienden con un nivel básico, pero no lo hablan. El Cornish Language Strategy project por su parte estimó en verano de 2008 en torno a 2.000 el número de personas capaces de hablarlo fluidamente. En 2010 se inauguró la primera escuela en la que el córnico es la lengua principal de enseñanza.

 

EL GAELICO ESCOCES

 

 

El gaélico escocés (Gàidhlig) es una lengua indoeuropea de la rama celta, miembro de las lenguas goidélicas, que llegó a Escocia alrededor del siglo V, cuando los escotos de etnia celta y provenientes del norte de Irlanda se asentaron en la costa occidental, llevando una variedad del irlandés antiguo que sustituyó a la antigua lengua de los pictos hablada en la zona hasta entonces. De ahí su similitud con el gaélico hablado en Irlanda y la Isla de Man. Más tarde, los préstamos lingüísticos procedentes de los anglos y las invasiones vikingas irían relegando cada vez más el idioma, hasta que alrededor del 1500, durante el reinado de Jacobo IV, se crearon en las islas Hébridas las cortes locales y las escuelas de bardos, que fueron cuna del Sistema de Clanes de las Tierras altas y un refugio para la cultura y el idioma gaélico, fuertemente reprimido durante siglos.

 

En la actualidad es hablado por unas 60.000 personas en las regiones norteñas de Escocia, cifra que representa menos del 1 % de la población escocesa —de un total de 5,1 millones—; para los que lo hablan, hay varios periódicos y programas de radio disponibles. El 21 de abril de 2005 se aprobó en el Parlamento de Escocia la ley que convierte al gaélico escocés en una de las lenguas oficiales de Escocia, junto al inglés. Se denomina siempre gaélico escocés [Scottish Gaelic] y no gaélico (para diferenciarlo del irlandés y el manés) o escocés [Scottish, (para no confundirlo con el escocés [Scots], lengua germánica cercana al inglés).

 

 

Céltico
Céltico

 

El gaélico escocés es una de las lenguas tradicionales de los escoceses y la lengua histórica de la mayor parte de Escocia. No está claro desde cuándo se habla gaélico en Escocia. Aunque hay quien afirma que se hablaba en Argyll antes de la llegada de los romanos, parece que la fecha más segura es el siglo IV, con el reino de Dalriada, que unió la antigua provincia del Ulster, en el norte de Irlanda, con el oeste de Escocia, acelerando así la expansión del gaélico, a lo que también contribuyó el establecimiento de la iglesia gaélico parlante. La toponimia parece indicar que el gaélico ya se hablaba en el siglo V.

 

Esta lengua acabó por desplazar la de los pictos al norte del río Forth y, hasta finales del siglo XV, se conocía en inglés como Scottis. Su declive comenzó en el continente del siglo XIII; dos siglos más tarde existía ya la divisoria Tierras Altas/Tierras Bajas.

 

 

Céltico
Pictos

 

A comienzos del siglo XVI, los hablantes de Inglis le llamaban al gaélico Erse, esto es, irlandés, pasando a ser Scottis la colección de dialectos de inglés medio hablados en el reino de Escocia, y de ahí el moderno Scots o escocés. No obstante, el gaélico ocupa aún un lugar especial en la cultura escocesa y no fue nunca desposeído totalmente de su consideración como lengua nacional. Muchos escoceses, lo hablen o no, consideran que forma parte fundamental de su cultura nacional, si bien también hay quien lo considera una mera lengua regional de las Tierras Altas y de las islas.

 

El gaélico cuenta con una tradición oral (beul aithris) y escrita muy ricas, habiendo sido la lengua de la cultura bárdica de los clanes de la Tierra Alta durante varios siglos. La lengua preservó el patrimonio y adhesión a leyes y costumbres pre-feudales (como por ejemplo en el uso de las expresiones tuatha y dùthchas). Sufrió especialmente con las persecuciones padecidas por los habitantes de las Tierras Altas tras la Batalla de Culloden en 1746 y durante los Desalojos de las Highlands. Ciertas actitudes prefeudales aún se ven en las quejas y reclamaciones de la Liga Agraria de las Highlands de finales del siglo XIX.

 

Es posible distinguir entre el gaélico de las Tierras Altas, que correspondería con el que se conoce como gaélico escocés y el gaélico de la Tierras Bajas, ahora extinto. Este último se hablaba en el sur de Escocia antes de la introducción del escocés de la Tierras Bajas. Sin embargo, no hay pruebas de la existencia de una frontera lingüística entre el norte y el sur, como tampoco entre Argyll y Galloway. Los dialectos en las dos márgenes del Estrecho de Moyle, que ligaban el gaélico escocés con el irlandés, también están extintos hoy en día.

 

EL GALÉS

 

 

El galés (Cymraeg) es un idioma perteneciente al grupo britónico de la familia de lenguas celtas. Es hablado en el País de Gales, donde aproximadamente 611.000 personas (el 22% de la población galesa) lo utilizan como su lengua principal, especialmente en la zona norte del país. El galés es idioma oficial junto con el inglés.

 

También se habla en diversas zonas del sur de Argentina, más específicamente en la provincia de Chubut, donde vive la mayor comunidad galesa fuera de las Islas Británicas.

 

 

Céltico
Céltico
Porcentaje de uso del galés en el País de Gales.

 

El galés también es hablado por mucha gente en las regiones de Inglaterra fronterizas con el País de Gales, y en otros lugares como Londres o los condados donde ha habido históricamente una fuerte inmigración galesa, como el área minera de Durham.

 

Hoy en día hay muchas escuelas y universidades que enseñan tanto en galés como en inglés. El Gobierno galés y todos los servicios públicos son bilingües. Hay varios periódicos, revistas, y emisoras de radio disponibles en galés y también, desde 1982, un canal de televisión en este idioma, llamado Sianel Pedwar Cymru o S4C.

 

El galés era la lengua principal del país hasta que el rey Eduardo I de Inglaterra sometió el país a la Corona británica, durante el siglo XIII. Aunque el inglés es la lengua dominante en la actualidad, el galés todavía es importante, y no se observa riesgo de desaparición a corto plazo.

 

 

Céltico

 

Cabe destacar que el galés fue uno de los idiomas predilectos del famoso escritor y filólogo J. R. R. Tolkien (quien usó algunos de sus sonidos para sus lenguas artísticas, especialmente el sindarin). En su ensayo titulado «Un vicio secreto» incluyó el galés entre los «idiomas que poseen una característica y, cada uno a su modo, bella formación de palabras». En otro ensayo, titulado «El inglés y el galés», analizó la palabra inglesa Welsh (‘galés’).

 

Como la mayoría de las lenguas, en la historia del galés existen períodos identificables, a pesar de que las fronteras entre ellas sean a menudo muy difusas:

 

  • Galés antiguo.
  • Galés medio.
  • Galés moderno.
  • Galés actual.

 

Galés antiguo.

 

Las fuentes más antiguas de una lengua identificable como galés se remontan hasta aproximadamente el siglo VI, y la lengua de este período se conoce como Galés primitivo. Queda muy poco de este período. El siguiente período principal, algo mejor testimoniado, es el galés antiguo (Hen Gymraeg) (siglos IX a XI); conservamos poesía tanto de Gales como de Escocia en esta forma de la lengua. Cuando la colonización germánica y gaélica de Gran Bretaña progresó, los hablantes britónicos en Gales se encontraron separados de los de Inglaterra septentrional, hablantes de cúmbrico, y de los del sudoeste, hablantes de la lengua que después se convirtió en córnico, y de esta manera las lenguas se separaron. A esta época pertenece tanto el Canu Aneirin como el Canu Taliesin.

 

Galés moderno inicial.

 

El galés moderno puede dividirse en dos períodos. El primero, llamado galés moderno inicial va desde el siglo XIV hasta aproximadamente el final del siglo XVI, y fue la lengua usada por Dafydd ap Gwilym.

 

Galés moderno posterior

 

Esta etapa comienza con la publicación de la traducción de la Biblia de William Morgan en 1588. Como en el caso de la traducción al inglés, la versión de rey Jacobo, demostró tener un efecto de estabilización en la lengua. Por supuesto, ha habido mucho cambio menor en la lengua desde aquella.

 

El siglo XIX

 

La lengua tuvo un nuevo auge en el siglo XIX con la publicación de algunos de los primeros diccionarios completos del galés. El trabajo anterior de los pioneros lexicógrafos galeses, tales como Daniel Silva Evans, se aseguraron de la correcta documentación de la lengua, y los diccionarios modernos como el Geiriadur Prifysgol Cymru (o Diccionario de la Universidad de Gales), son descendientes directos de estos diccionarios.

 

Con todo, el influjo de los trabajadores ingleses durante la Revolución industrial en Gales desde aproximadamente el 1800 llevó a una adulteración sustancial de la población de habla galesa de Gales. Los inmigrantes ingleses rara vez aprendían galés y sus colegas galeses tendían a hablar en inglés cuando había algún inglés, y el bilingüismo se hizo casi total. El estatus legal del galés era inferior al del inglés, y, de esa manera, el inglés poco a poco comenzó a prevalecer, excepto en las áreas más rurales, particularmente en el noroeste y en el centro de Gales. Una excepción importante, con todo, fueron las iglesias no conformistas, que estaban fuertemente asociadas con la lengua galesa.

 

 

Céltico
Etapas del Galés.

 

Siglos XX y XXI

 

En el siglo XX el número de hablantes de galés descendió a un punto que hacía prever la extinción de la lengua en pocas generaciones. La primera vez que el censo decenal comenzó a preguntar cuestiones lingüísticas fue en 1891, en esta época el 54% de la población todavía hablaba galés. El porcentaje descendía con cada censo, hasta alcanzar la tasa más baja en 1981 (19%):

 

  • 1891 = 1.700.000 habitantes de los cuales 898.914 hablantes (54,4 %)
  • 1901 = 2.015.000 habitantes de los cuales 929.824 hablantes (46,15 %)
  • 1911 = 2.205.000 habitantes de los cuales 977.336 hablantes (43 %)
  • 1921 = 2.660.000 habitantes de los cuales 929.183 hablantes (37,2 %)
  • 1931 = 2.158.000 habitantes de los cuales 794.144 hablantes (36,8 %)
  • 1951 = 2.597.000 habitantes de los cuales 737.548 hablantes (28,4 %)
  • 1961 = 2.644.000 habitantes de los cuales 652.000 hablantes (26 %)
  • 1971 = 2.700.000 habitantes de los cuales 542.402 hablantes (20,84 %)
  • 1981 = 2.807.000 habitantes de los cuales 503.549 hablantes (19,1 %)
  • 1991 = 2.914.000 habitantes de los cuales 572.102 hablantes (19,63 %)

 

En 1991 la posición era estable (19% como en 1981) y en el censo más reciente, 2001, subía hasta un 21% que podía hablar galés. El censo de 2001 también registra que el 20% podía leer galés, el 18% lo podía escribir y el 24% lo podía comprender. Además, el porcentaje más elevado de hablantes de galés estaba entre la juventud, cosa que presagia algo bueno para el futuro del galés. En 2001, el 39% de los niños de entre 10 y 15 años sabían hablar, leer y escribir galés (muchos aprendiéndolo en la escuela), comparado con 25% de los de 16 a 19 años. Con todo, el porcentaje de hablantes de galés en áreas donde es hablado por la mayoría está todavía en declive.

 

Al mismo tiempo que aumentó la influencia del nacionalismo galés, el idioma empezó a recibir apoyo y ayudas gubernamentales, todo ello añadido al establecimiento de la radiotelevisión en lengua galesa. Ésta encontró una masa de audiencia que estaba preocupada por el estancamiento de la lengua.

 

 

Céltico

 

Posiblemente, el acontecimiento reciente más importante es que a finales del siglo XX el estudio del galés se fijó como obligatorio para todos los alumnos de hasta 16 años, y esto reforzó la lengua de las áreas de habla galesa, reintroduciendo al menos un conocimiento elemental de galés en áreas que se habían convertido en casi completamente anglófonas. Se detuvo la caída del porcentaje de galeses que saben hablar galés y asimismo hay signos de una modesta recuperación. Con todo, a pesar de ser el galés la lengua cotidiana en algunas partes del país, el inglés es comprendido por todo el mundo.

 


Lengua Celta.
1
1
2
2
3
4
5
6
7
8
9
>
<

 

Fuente: Wikipedia y otros.