SECCIONES. EL MUNDO CÉLTICO. LA LENGUA3.

 

 


 

 

 

 

 

 

EL IRLANDÉS

 

El irlandés o gaélico irlandés moderno (en irlandés: gaeilge) es un idioma goidélico de la familia de lenguas indoeuropeas originario de Irlanda y hablado históricamente por los irlandeses. Se estima que el número de personas en la isla que lo hablan como lengua nativa ronda entre 20.000 y 80.000, predominantemente en las regiones rurales occidentales. El irlandés era la lengua principal de la isla antes de que se produjese la conquista inglesa de Irlanda durante la Edad Media.

 

Desde 1922 con la independencia de la República de Irlanda (llamado originalmente el Estado Libre Irlandés), ha sido el idioma oficial junto al inglés. En 1998 con el Acuerdo de Viernes Santo, fue reconocido oficialmente como lengua de minoría en Irlanda del Norte, un país constituyente del Reino Unido. El 13 de junio de 2005 se aprobó e incluyó como idioma de trabajo en la Unión Europea entrando en vigor el 1 de enero de 2007.5 El 22 de enero del mismo año, el ministro Noel Treacy, lo usó por primera vez en una reunión del Consejo de Ministros de la Unión Europea.

 

El Departamento de la Gaeltacht de Asuntos Rurales y Comunitarios de Irlanda estimó en 2003 que alrededor de 1.500.000 personas aseguraban tener conocimiento del idioma. En 2007, de los 4,3 millones de habitantes que poseía la isla, el 40,8% de la población era capaz de hablarlo.

 

Las comunidades y regiones donde se habla el irlandés se llaman Gaeltachtaí y la mayor de ellas es Connemara, en el Condado de Galway, incluyendo las islas Aran.

 

Al ser el idioma de estudio obligatorio en las escuelas públicas del país, muchos lo hablan con fluidez como segundo idioma nativo. Aunque el idioma principal de la isla es el inglés, existen varios periódicos, revistas y emisoras de radio en irlandés, especialmente en los Gaeltachtaí. Desde 1996 existe un canal de televisión llamado Teilifís na Gaeilge (Televisión del irlandés) o TG4.

 

Los tres dialectos irlandeses principales son Ulster en el norte, Munster en el sur y Connacht en la región central y occidental de la isla. El irlandés pertenece a la división gaélica de idiomas célticos.

 

 

Céltico
Zonas de habla del Irlándes.

 

Las primeras pruebas del irlandés escrito son las inscripciones Ogam del siglo IV DC; ésta etapa del idioma es conocida como paleoirlandés. Estas escrituras han sido encontradas a través de Irlanda y en la costa oeste de Gran Bretaña. El paleoirlandés cambió hacia el irlandés antiguo a lo largo del siglo V. El irlandés antiguo, a partir del siglo VI, usó el alfabeto latino y se encuentra principalmente en marginalia de manuscritos latinos. Para el siglo X el irlandés antiguo evolucionó en el irlandés medio, que era hablado a través de Irlanda, Escocia y la isla de Man. Es el lenguaje de un gran cuerpo de literatura, incluyendo el famoso Ciclo de Ulster.

 

A partir del siglo XII el irlandés medio comenzó a evolucionar hacia el irlandés moderno en Irlanda, en gaélico escocés en Escocia y en el idioma manés en la Isla de Man. El irlandés moderno emergió desde el idioma literario conocido como irlandés moderno temprano en Irlanda y como gaélico clásico en Escocia; éste fue usado a través del siglo XVIII. El irlandés moderno temprano, que databa del siglo XIII, fue el idioma literario tanto en Irlanda como en la parte gaeloparlante de Escocia, y autores como Geoffrey Keating dan fe del mismo.

 

A partir del siglo XVIII el idioma fue en declive, perdiendo terreno rápidamente contra el inglés, en parte a las restricciones dictadas por el gobierno británico - un evidente ejemplo del proceso conocido por los lingüistas como sustitución lingüística.15 En el siglo XIX perdió a una gran cantidad de sus hablantes debido a la muerte y a la emigración resultantes de la pobreza, particularmente durante la gran hambruna (1845-1849).

 

Al final del siglo XIX, miembros del movimiento por el Renacimiento Gaélico hicieron esfuerzos para promover el aprendizaje y uso del irlandés en Irlanda.

 

 

Céltico
Porcentajes de habla del Irlándes por condados en 2007.

 

El irlandés es un idioma oficial de la UE desde el 1 de enero de 2007, implicando que los eurodiputados con fluidez en irlandés pueden hablarlo en el Parlamento de la UE en Europa y en comités aunque en el caso de los últimos tienen que notificar con anticipación a un intérprete simultáneo para asegurar que lo que dirán sea interpretado en los otros idiomas. Aunque es una lengua oficial de la Unión Europea, por el momento sólo la reglamentación de decisiones conjuntas debe estar traducida al irlandés debido a una derogación renovable de cinco años de lo que debe ser traducido, pedida por el Gobierno Irlandés cuando negoció el nuevo estatus oficial del idioma. Cualquier expansión en el número de documentos que deban ser traducidos dependerá de los resultados de la primera revisión de los primeros cinco años o si las autoridades irlandesas buscan una extensión. El gobierno irlandés se ha comprometido a capacitar al número necesario de traductores e intérpretes y en asumir los costos necesarios.

 

Antes de que el irlandés se volviera un idioma oficial tenía el estatus de idioma de tratado y sólo los documentos del más alto orden de la UE estaban disponibles en irlandés.

Se considera relevante los casos especiales del Irlanda del Norte (Ulster) y de Gaeltacht.

 

Antes del establecimiento del Estado de Irlanda del Norte en 1921, el irlandés estaba reconocido como una asignatura escolar y como "celta" en algunas instituciones de tercer nivel. Entre 1921 y 1972, Irlanda del Norte tuvo un cierto grado de autonomía. Durante esos años el partido político que mantenía el poder en el Parlamento de Stormont, el Partido Unionista del Ulster (UPP), era hostil al idioma. En transmisiones, había un exclusión en la cobertura de asuntos de la minoría cultural y el irlandés estaba fue excluido de la radio y la televisión prácticamente durante los primeros cincuenta años del Estado de Irlanda del Norte. El idioma recibió un cierto grado de reconocimiento formal en Irlanda del Norte del Reino Unido, bajo el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, y después, en 2001, a través de la ratificación del gobierno con relación al idioma de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales. El gobierno británico prometió legislar a favor del idioma como parte del Acuerdo de St. Andrews de 2006.

 

 

Céltico
Irlanda del Norte.

 

Gaeltacht

 

Hay partes de Irlanda donde el irlandés aún es hablado como una lengua materna tradicional de manera diaria. Estas regiones son conocidas colectivamente como Gaeltachts, o en el plural irlandés Gaeltachtaí. Aunque los hablantes con fluidez del irlandés, cuyos números han sido estimados por Donncha Ó hÉallaithe en veinte o treinta mil, son una minoría de los hablantes totales del idioma, representan una concentración más alta de hablantes que otras áreas del país y solamente en algunas áreas Gaeltacht (en especial las que tienen mayor fuerza en el idioma) éste continua siendo la lengua vernácula de la población general.

 

Hay regiones Gaeltacht en el Condado de Galway (Contae na Gaillimhe), incluyendo Connemara (Conamara), las Islas Aran (Oileáin Árann), Carraroe (An Cheathrú Rua) y Spiddal (An Spidéal) en la costa oeste del Condado de Donegal (Contae Dhún na nGall); en la parte conocida como Tyrconnell (Tír Chonaill) y en la la península de Dingle (Corca Dhuibhne) en el Condado de Kerry (Contae Chiarraí).

 

 

Céltico
Gaeltacht.

 

 

EL MANÉS

 

El idioma manés o gaélico manés (en manés Gaelg Vanninagh or Gailck Vanninagh) fue una lengua celta hablada en la isla de Man, una pequeña isla del Mar de Irlanda que constituye una dependencia autogobernada de la Corona británica que no pertenece al Reino Unido.

 

La llegada del idioma goidélico a la Isla de Man acontece entre los siglos IV y V d. C., cuando invasiones de habitantes procedentes de Irlanda se establecen en la isla, sustituyendo ésta a una supuesta lengua britónica hablada hasta entonces allí.

 

Sin embargo la isla de Man, y con ella su lengua, aparecen a partir de las invasiones escandinavas; entre el año 800 y el 815, los vikingos llegaron la isla de Man esencialmente por el pillaje. Entre el año 850 y el 990, se establecieron sobre la isla, pero esta vez bajo el control de los reyes escandinavos de Dublín. Entre el año 990 y el 1079 finalmente, la isla estuvo sujeta a los poderosos jarls de las Órcadas. Durante todo el período escandinavo, la isla estuvo nominalmente bajo la soberanía de los reyes de Noruega, pero estos raramente pudieron hacer valer sus derechos, a excepción de ciertos como Harald I en el año 885, de Magnus III al final del siglo XI, o de Hakon IV a partir del año 1217.

 

A partir del siglo XIII la isla es disputada por anglosajones y escoceses, y más tarde fue señorío de diversos títulos nobiliarios ingleses para pasar finalmente a manos de la Corona Británica.

 

 

Céltico
Situación de la Isla de Man.

 

 

EL DECLIVE DE LAS LENGUAS CELTAS

 

Si bien en la Antigüedad fueron habladas ampliamente en Europa occidental en el primer milenio a. C., las lenguas celtas han experimentado un declive gradual desde los tiempos romanos, bien reemplazadas primero por el latín y luego por las lenguas romances en Francia, Portugal, Italia y España, bien desplazadas y sustituidas por otras ramas como la germana en las islas Británicas y Europa Central o la eslava en los Balcanes, o bien por la disipación e integración del pueblo celta y de sus lenguas dentro de nuevas realidades históricas. A pesar de estos hechos, hubo pequeñas islas lingüísticas que sobrevivieron bastante tiempo a este influjo, hallándose testimonios de gálatas hablantes de lengua celta en el siglo IV d. C.

 

Las lenguas celtas mantuvieron mayor vigor en las islas británicas. Allí las lenguas nativas gaélicas y britónicas mantuvieron su hegemonía hasta la Edad Media, siendo la lengua predominante en el Reino de Escocia y en los condados y reinos irlandeses y galeses. Su declive en Gran Bretaña comenzó con las invasiones anglosajonas, quedando reducida su presencia tras la Muralla de Offa a Gales y al Reino de Escocia. Unos siglos más tarde, también empezaron a perder peso y presencia las lenguas célticas en estas regiones y en Irlanda debido principalmente la pérdida de independencia política y cultural, así como por el aislamiento económico, en detrimento del entonces pujante Reino de Inglaterra en el siglo XVI, si bien este proceso se dio de manera lenta y constante desde siglos atrás. La lengua hablada en la isla de Man se vería muy influenciada por aportes nórdicos, fruto de las sucesivas invasiones vikingas.

 

El origen del bretón, si bien se podría pensar fácilmente debido a su situación geográfica que es un reducto de la lengua gala hablada en época prerromana en la actual Francia, se remonta a migraciones de británicos (principalmente de las zonas de Cornualles y Gales) en el siglo V d. C. que huían de las invasiones anglosajonas a Gran Bretaña, estableciéndose tras cruzar el canal de la Mancha en la costa de Armórica, la actual Bretaña. Algunos de estos britanos llegaron incluso a la península ibérica, concretamente al norte de la Gallaecia, región histórica que incluía la Galicia actual y buena parte de Asturias y el norte de Portugal, donde fundaron el obispado de Britonia, al frente del cual estaría el célebre obispo Mailoc, mencionado en los concilios galaicos de Lugo y de Braga en el siglo VI de nuestra era.

 

Pese a su lento declive con los siglos, hoy día aún sobrevivien, únicamente, cuatro lenguas de la rama céltica, limitadas a pequeñas regiones de Europa: el idioma irlandés o gaélico irlandés en Irlanda, el gaélico escocés o escocés (nombre que lleva a la confusión con el también llamado escocés, idioma germánico) en Escocia, el idioma galés en Gales y el idioma bretón en Bretaña. Asimismo, hasta el siglo XVIII en Cornualles se hablaba el idioma córnico, de gran semejanza con el bretón y el galés. Hasta principios del siglo XX en la isla de Man se hablaba el idioma manés. También, fruto de la emigración, hay pequeñas colonias de hablantes de lengua celta en la Patagonia argentina y en algunas partes de Canadá.

 

Sin embargo, en mayor o en menor medida pero en la mayoría de los casos muy reducido, generalmente las lenguas posteriormente habladas en regiones de lengua celta mantienen un sustrato céltico en su vocabulario, como pueden ser el español, el francés, el portugués, el gallego, el inglés o el alemán.

 


Lengua Celta.
1
1
2
2
3
4
5
6
7
8
9
>
<

 

Fuente: Wikipedia y otros.